Tatuajes en Espejo es un libro sobre muchas cosas. Muchísimas, diría. Si tuviera que definirlo de la forma más acotada posible, diría que es una saga familiar basada en tres generaciones diferentes, pero haciendo énfasis en una. Ahora, desplegando la manta y poniendo a vender todo lo que tiene, puedo empezar a mencionar elementos: tatuarse, viajes espaciales, colonias, guerra, matriarcado, viaje del héroe, auto-conocimiento o descubrimiento de sí mismo, ontología, hibridación de terminologías y culturas, casas, círculos, trinidades, sexualidad, evolución, memoria, descubrimiento, emoción, juego.

Tatuajes en espejo es un libro que sintetiza y sirve de canalizador para un montón de cosas. No en vano la autora nos cuenta, varias veces y a lo largo de muchos canales, que este libro fue trabajado durante mucho tiempo y que hay mucho de ella en él (¿Acaso no es así un poco con todos los libros?). Tampoco quiero dejar pasar el hecho de conocer un poco a la autora, cuya verdadera identidad es la de Chinchiya Arrakena pero figura en los documentos humanos con otro nombre. Chinchiya es una persona facetada, como los diamantes, o por lo menos eso pude aprender de leerla no solo en la novela sino a través de sus blogs. Pasan por su cabeza muchas disciplinas: es Ingeniera Electrónica y Coach Ontológica. Por su corazón y sus manos, infinidad de otras, pues en varios rincones del libro y de sus blogs vemos el paso por disciplinas tan diferentes como danza afro y wushu.

chinchiya

Ningún elemento de este libro está ahí porque sí. Todos tienen su explicación y pueden rastrearse a lo/s relato/s que conforman a su autora, si tomamos el principio de Galeano de que la gente está compuesta por historias y no por átomos. Y es que este libro es, en gran parte, un gran rompecabezas que encierra muchos enigmas que se nos permiten plantear gracias a que la autora nos da lugar para formular las preguntas.

La historia cuenta cómo varias generaciones de una familia superan los obstáculos que se presentan en su camino. Historias de éstas hay a montones y con seguridad alguien pueda hacer una analogía bastante certera entre su propia historia personal familiar y la de la ¿ficción? Que estamos leyendo. Si, Chinchiya utiliza los arquetipos con una seguridad y una certeza notables, pero no es, como parecería a simple vista, lo verdaderamente rico de este libro. A conflictos más bien genéricos (descubrimiento sexual, choque de culturas, sucesión entre generaciones familiares, enamoramientos, relaciones intrapersonales) se le suman aditivos excelentes que permiten hacer de este libro un complejo juego, al que podemos armar como querramos. La autora nos aclara de dónde provienen algunos elementos que aparecen a lo largo del libro, en otros nos da pistas y para otros, generó contenidos accesibles mediante QR, que son un pequeño plus para hacer de esta una historia con partes móviles.
tatuajes-en-espejo-novela-chinchiya-arrakena-ed-ayarmanot-474201-MLA20297736146_052015-F

Para redondear podría definir que Tatuajes en Espejo es un libro que vale por su construcción y por cómo sus partes se relacionan entre sí por sobre su historia. No echo por tierra la trama, ni los personajes: todo lo contrario, creo que cumplen un rol fundamental en la urdimbre del libro como objeto que trasciende un envase o una forma de lectura. Estos personajes van claramente más allá de la historia que les toca protagonizar o las palabras que le tocan decir. A no equivocarse: este libro existe porque la autora lo escribió para ella. Y su historia y sus personajes, como un juego, interactúan y dialogan con historias similares: tienden puentes a posibilidades y alternativas (cosa que todo libro de ciencia ficción debería hacer), encargándose de reconstruír algunos puntos álgidos y hermosos que existen en la vida de cada uno. Debería leerse como lo que es: un libro-puerta, una historia-lugar o una conversación con un amigo íntimo, mate por medio.

Advertisements